miércoles, 6 de junio de 2012

"Podemos ser pesimistas teóricos, pero hay que ser optimistas prácticos"


La actual Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación (LOE) es una clara intención de cambiar y dar respuesta, desde una perspectiva más social y crítica, a los problemas educativos que se derivaron de la anterior LOGSE. La anterior ley de educación estaba llena de intenciones, pero falta de recursos, de hecho muchos docentes creíamos en la teoría que nos presentaba esta novedosa ley pero luego en la práctica fue un fracaso por diversos motivos, entre ellos la falta de recursos económicos.


La nueva Ley Orgánica de Educación no deja de parecer una utopía, un cambio para el que quizás todavía no estemos preparados, pero a veces el objetivo no sólo se marca para ser alcanzado sino para determinar el rumbo al que debemos dirigirnos, y es por esto que tenemos que ser optimistas en la práctica a pesar de nuestras diferencias personales con la teoría.


En sus principios y fines nos habla de calidad de la educación para todo el alumnado y del esfuerzo compartido por toda la comunidad educativa y la sociedad frente al esfuerzo individual de cada alumno. La calidad en la educación es una clara intención de mejora, pero esta se desvirtua a través de los planes que burocratizan en cierta medida la educación, ya que esta calidad debe partir desde el compromiso del profesorado no desde la imposición. Sin embargo, es también muy loable la intención de integrar a toda la comunidad educativa y a la sociedad, en la educación de los alumnos ya que hasta ahora se ha estado dejando esta responsabilidad únicamente en manos del docente.


En cuanto a los alumnos también habla de equidad en la educación que sustituye a la compensación de las desigualdades en la educación. La atención al alumnado con necesidad específica de apoyo educativo se iniciará desde el mismo momento en que dicha necesidad sea identificada. En este sentido el papel del orientador del centro juega un papel imprescindible, ya que cuando se le es remitido un alumno debe elaborar un informe adecuado y en colaboración con el tutor, para atender a estas necesidades en la mayor brevedad posible.


En cuanto a currículo se introducen las competencias básicas en la definición de currículo junto a los objetivos, contenidos, métodos pedagógicos y criterios de evaluación; haciendo referencia a aquellos aprendizajes son imprescindibles imprescindibles, desde un planteamiento integrador y orientado a la aplicación de los saberes adquiridos. Esta aplicabilidad de los aprendizajes permite la elección de contenidos mínimos funcionales para que el alumno se desarrolle personal y activamente como ciudadano.

"La inteligencia consiste no sólo en el conocimiento, sino también en la destreza de aplicar los conocimientos en la práctica"; esta "novedosa" idea la tuvo Aristóteles en el siglo IV. En la adquisicón de competencias se recoge la esencia de la educación, la aplicación de los saberes y la funcionalidad de los contenidos. Actualmente se puede ver en muchas programaciones la introducción de competencias de forma casi simbólica, quedando adaptadas de esta manera a la nueva legislación, ya que sigue habiendo un desconocimiento bastante generalizado en esta "nueva" forma de programar.

Recuerdo con mucho cariño cuando de pequeño iba al colegio y era de los primeros de la clase. Sabía mucho y tenía muchos conocimientos, me encantaba el colegio, podría saber tanto o más que mis padres. Mis padres tienen estudios básicos y a veces no me podían ayudar con mis dudas del colegio, desde la ignorancia de mi edad me veía con más conocimientos que ellos, y podía ser que en ocasiones así fuera. Pero mi madre es costurera y cuando la veía hacer los patrones sobre el papel de seda me quedaba impresionado, triángulos, círculos, medidas, cortes, hilos, agujas; haciendo la compra; cocinando... me desbordaba. Mi padre conductor, pero cuando manejándose con las facturas, documentación, haciendo números con hacienda, reparando el coche... me preguntaba ¿y a mí cuando me van a enseñar todo esto?. Bien, aún sigo esperando.


Un chico que tiene unas calificaciones envidiables en la ESO, Bachiller y en la PAU, actualmente esta estudiando una carrera universitaria. Es el primer año que vive fuera de casa compartiendo piso y, esto es totalmente verídico, no sabía hacerse ni una sopa de sobre... que viene con instrucciones. Esto da mucho que pensar sobre lo necesario de un cambio en la educación y en la importancia de la adquisición de competencias, sin perjuicio de una buena base de conocimientos ya que unos se sustentan sobre los otros. Si buscamos resultados distintos, tenemos que dejar de hacer siempre lo mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada